Ellos nos conducen

Ellos nos conducen
El Libertador y el Restaurador

sábado, 14 de diciembre de 2013

Aniversario

EL LUCERO
Pensamiento Nacional

30 AÑOS DE PARTIDOCRACIA

            Se cumple el 30° aniversario de la partidocracia, o lo que es lo mismo, Democracia, pues en los hechos y en nuestro País, son sinónimos, puesto que si bien todos tenemos el “derecho a elegir y a ser elegidos” pero siempre y cuando se pertenezca a un partido político, ello es así en todos los órdenes (municipio, provincia, nación) no dejando resquicio o “cupo” como gusta decir ahora, para el individuo que NACE en una familia, CRECE y se EDUCA en una COMUNIDAD, y TRABAJA respaldado por un GREMIO o ASOCIACION PROFESIONAL, en todas ellas el ser humano es valioso por lo que es y por lo que  aporta, y en razón de ello recibe, ya sea en forma inmaterial (mérito, prestigio, afecto) o en forma material (salario, compensación) un reconocimiento a su valía.  Es en esos ámbitos donde se forja la personalidad del individuo, y dependiendo de sus conocimientos, talentos y/o habilidades sobrepujará el desarrollo de su respectiva sociedad.  El individuo, obviamente, es UNO, no son mayorías; en las últimas décadas podemos apreciar cómo se ha ido ensalzando a las masas en detrimento del ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, único e irrepetible.  Ya lo señaló S.S. Pío XII en “La organización política mundial”: “ Por todas partes, hoy la vida de las naciones se halla disgregada por el culto ciego del valor numérico.  El ciudadano es elector.  Pero como tal, el ciudadano en realidad no es otra cosa que una mera unidad cuyo total constituye una mayoría o una minoría, que puede invertirse por el desplazamiento de algunas voces o quizás de una sola.  Desde el punto de vista de los partidos, el ciudadano no cuenta mas que por su valor electoral, por el apoyo que presta su voz.
            El régimen que comenzó hace 30 años comenzó con el pie izquierdo, pues fue la institucionalización de la derrota, tal como el SISTEMA CASEROS engendró el Régimen liberal de la “Organización Nacional” (28 años de anarquía – 1852-80) en 1852 en base a la DERROTA DE LA PATRIA ese nefasto 3 de febrero; así también este régimen nació de la DERROTA EN MALVINAS.  David Steel, jefe del partido liberal inglés, dijo el 6 de octubre de 1985: “La democracia en la Argentina no habría llegado si no hubiera sido por el coraje y sacrificio de nuestras fuerzas”.
            Otra cuestión transcendental para la Argentina de esta época es la DEUDA EXTERNA, el 23 de febrero de 1984  fue creada “Comisión Investigadora de Ilícitos Económicos” del Senado de la Nación, que NUNCA funcionó y que fue clausurada un año y medio después de su creación, ya que la bancada radical sostuvo que investigar la deuda externa resultaba incompatible con la estrategia económica del gobierno de Alfonsín, tema tratado en el capítulo V  por Alejandro Olmos en su esclarecedor libro “Todo lo que usted quiso saber sobre la deuda externa y siempre se lo ocultaron” – Editorial de los Argentinos, Buenos Aires 1991.  Otra suerte tuvo el “Consejo para la consolidación de la democracia”, creada por el presidente Alfonsín mediante el Decreto 2446 del 24 de diciembre de 1985, bomba de humo que sólo sirvió para entretener a los políticos (antecedente del “Pacto de Olivos”) y que cuando se disiparon los bríos consultivos sólo quedaban las ruinas de un gobierno en retirada.
            La gran crisis de la partidocracia es que no representa a nadie, o por lo menos, a CASI NADIE, ya que encima, y aunque es paradójico, pulverizó a los dos grandes partidos políticos de la Argentina, UCR Y PJ, que hace mas de 10 años se presentan con otros nombres y/o asociados a otros partidos.  La institución mas representativa de nuestra historia ha sido el Cabildo, en él “ a diferencia con lo que sucede en nuestros parlamentos, los habitantes tenían una presencia efectiva; allí estaba toda la comunidad presente ocupando auténtico sitial, desde los vecinos más ilustres, hasta los delegados de los órganos profesionales.  El Cabildo dio dos cosas fundamentales a nuestra Patria.  En la armonización paciente de intereses contrapuestos, preservó durante casi un cuarto de milenio la Paz Social y el Orden Interno….Así, pues el 25 de mayo de 1810, fecha liminar de nuestra historia, se lo deberemos también al Cabildo.   Pero atención, no se trata aquí de una edición argentina del movimiento jacobino, ni de una asonada liberal; por el contrario, el espíritu tradicional del Cabildo podrá encauzar el movimiento revolucionario hacia un acto de preservación de nuestra cultura, evitando que el movimiento  Borbón, y su secuela bonapartista, que arrastraba a España también destrozara a estas tierras: Reserva Viva de la Cristiandad” (“Los ciclos de la decadencia argentina” de Marcos Ghio, citado en “Nuestro Ser Nacional en Peligro” – Federico Ibarguren – Ed. Vieja Guardia, Buenos Aires 1987).  Las funciones del Cabildo eran bastante amplias: *Judicial; * Lo que hoy denominaríamos “poder de policía”; * Militares; * Edilicias; * Asistencia social; * Instrucción primaria; * Policía de seguridad; * Participación en el gobierno provincial, incluso en caso de vacancia del cargo de gobernador asumía el poder como “Cabildo-Gobernador” (“Del Municipio indiano a la provincia argentina”, José Maria Rosa – Ed. Peña Lillo Editor S.R.L. – 2° edición,  Buenos Aires 1974).
            No es casualidad que en el año en que la partidocracia festeja sus 30 años en el poder, la ONU en un  estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) haya situado a la Argentina como el país mas inseguro de América Latina, superando a México y Brasil,  con 973,3 robos cada 100.000 habitantes; o el informe PISA (El Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes por sus siglas en inglés: Program for International Student Assessment) realizada por la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico)  cada tres años en varios países con el fin de determinar la valoración internacional de los alumnos, Argentina está en el puesto 59° sobre 65 países; lo que devela el desastre educativo sin que haya motivado siquiera un atisbo de autocrítica, a pesar de destinarse cuantiosos recursos en esa área.
            La cuestión económica no es un tema menor, pues la Argentina se halla sumergida en una profunda crisis económica, desde hace décadas en realidad, pagando los costos de los ajustes, impuestazos y/o desaciertos el Pueblo Argentino, no corriendo la misma suerte los acreedores externos que siempre cobran, tarde o temprano; de dicha suerte también gozan empresas extranjeras, las que gracias a que somos un país “poco serio para invertir” ganan mas que en sus países de origen y que pueden repatriar ganancias gracias a los TPPI (Tratado de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones) a mas del “100% móvil”.  También dichas empresas realizan en estas tierras “negocios” insólitos que  en ningún lado podrían realizar, ejemplo emblemático es YPF, empresa estratégica para la economía si las hay, al momento de la expropiación (año 2012) como bien describe el Licenciado Héctor Giuliano: “…según el viceministro de Economía Kicillof – la Deuda total de YPF sería del orden de los 9.000 Millones de Dólares (MD)…. Notablemente, este importe de deuda hoy es casi el mismo que YPF tenía al momento de su privatización (1992) – 8.500 MD – y que el Estado absorbió porque la empresa fue vendida sin pasivos (en virtud del artículo 15 inc. 12 LN 23.696 el pasivo de toda empresa o ente a privatizar era asumido por el Estado argentino transfiriéndose la misma libre de deudas).
Este elevado pasivo de YPF significa que el Estado Argentino, con la expropiación ahora de las acciones de Repsol, pasa a ser el nuevo socio mayoritario, asume la responsabilidad principal por la conducción empresaria y hereda entonces el nuevo gran pasivo de YPF.
Una vez más – como ya ocurrió con la privatización menemista de la década del ´90 (que el entonces gobernador Kirchner y su esposa apoyaron) – el socio privado se desliga de sus obligaciones y el gobierno argentino se hace cargo de las deudas.
El Estado, que hasta ahora no tenía participación directa en la gestión empresaria de YPF y no era responsable de sus pasivos, pasa entonces a tener una triple carga de deuda propia en relación a la compañía: 1*. La de la Deuda consolidada de la empresa (los 9.000 MD citados), 2*. La del necesario financiamiento del Plan de Inversiones no cumplido bajo la gestión de Repsol (cuyas estimaciones primarias serían del orden de los 30.000 MD), y 3*. El monto – a determinar – de la indemnización por la expropiación a Repsol.
Ello implica reflexionar sobre si esta mayúscula nueva carga financiera que pasa al Estado Central – más allá de todo lo que se diga ante la Opinión Pública – no constituye en realidad una forma de salvataje práctico a la empresa Repsol desligándola del peso de estos grandes compromisos, que le eran imposibles de cumplir por sí misma…”.
            Así, vemos el gran negocio de Repsol, que recibirá 8000 millones de dólares por la expropiación, si tenemos en cuenta las deudas y los compromisos incumplidos de dicha empresa, es para ellos mas que un negocio, es un REGALO del gobierno de la Nación.
            A todo esto lo que mas llama la atención es la pasividad y/o indiferencia que parece predominar en los argentinos, pues de ninguna forma este desbarajuste, desorden y caos sería posible sin la anuencia, explícita o implícita, del conjunto de la sociedad.
            El Pueblo lamentablemente vaga a tientas y a tropiezos, acoquinado y dubitativo, por desviados senderos tenidos por correctos o buenos, deslizándose “barranca abajo y a toda velocidad” al decir de Martínez de Hoz, padre biológico e ideológico de esta partidocracia anacrónica, ineficiente e inestable, hacia el final del itinerario de olvidos y frustraciones.
            Confiemos que la Divina Providencia proveerá en su momento la sabiduría para el acierto y el coraje para la lucha que cambie a esta Argentina desdibujada, extraviada, DESCONOCIDA.