Ellos nos conducen

Ellos nos conducen
El Libertador y el Restaurador

miércoles, 10 de diciembre de 2014

1974 -- 40° ANIVERSARIO DE UN HITO: LA INSTALACIÓN DEL GOBIERNO NACIONAL EN LA ANTÁRTIDA ARGENTINA -- 2014

 
EL  LUCERO
 
Pensamiento Nacional
 
 
El 10 de diciembre de 1974 la Señora Presidente de la Nación Doña María Estela Martínez de Perón hizo una demostración de inquebrantable afirmación de decisión y soberanía al instalar por un día en la Base Aérea Vicecomodoro Marambio el Gobierno Nacional.  Este acto es una prueba de la irrenunciable afirmación del derecho antártico sobre 965.314 km2 de superficie continental y 4.159 km2 de superficie insular. 
Expresó la Señora Presidente: “También es mi permanente deseo como Presidente de la Nación y con la presencia de altas autoridades del Gobierno y de las Fuerzas Armadas que me acompañan, dejar nuevo y fehaciente testimonio ante el mundo, de la indoblegable voluntad nacional de ejercer la soberanía sobre el sector antártico, que la República Argentina proclama y reivindica como de su legítima pertenencia, fundamentada en incuestionables derechos”
Mas allá de cualquier opinión que se tenga sobre el gobierno de la Señora María Estela Martínez de Perón, de ese gesto de indudable afirmación soberana nos beneficiaremos como Nación, ya que fue la UNICA Jefe de Estado en pisar la Antártida; y los argentinos debemos comprender de una vez y para siempre que la Patria se prolonga desde la Quiaca hasta el Polo Sur y desde los Andes hasta Grytviken (Islas Georgias).  
            Cabe destacar, que durante el Virreynato del Rio de la Plata, tanto la Antártida argentina como también las islas Malvinas integraban la Gobernación-Intendencia de Buenos Aires; luego de la Revolución de Mayo de 1810, ya durante los gobiernos patrios, el 10 de junio de 1829 el gobierno de Buenos Aires dicta el Decreto de creación de la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas, el cual expresa: “Cuando por la gloriosa revolución de 25 de mayo de 1810 se separaron estas provincias de la dominación de la Metrópoli, la España tenía una posesión material de las Islas Malvinas y de todas las demás que rodean el cabo de Hornos, incluso las que se conoce bajo la denominación de Tierra del Fuego, hallándose justificada aquella posesión por el derecho de primer ocupante, por el consentimiento de las principales potencias marítimas de Europa, y por la adyacencia de estas islas al continente que formaba el Virreinato de Buenos Aires, de cuyo gobierno dependían.  Por esta razón habiendo entrado el Gobierno de la República en la sucesión de todos los derechos que tenía sobre estas provincias la antigua Metrópoli y de que gozaban sus virreyes ha seguido ejerciendo actos de dominio en dichas islas, sus puertos y costas; a pesar de que las circunstancias no han permitido hasta ahora dar a aquella parte del territorio de la República la atención y cuidados que su importancia exige.
Pero siendo necesario no demorar por más tiempo las medidas que puedan poner a cubierto los derechos de la República haciéndole al mismo tiempo gozar de las ventajas que pueden dar los productos de aquellas islas y asegurando la protección debida a su población, el Gobierno ha acordado y decreta:
Artículo 1°: Las islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos en el mar Atlántico serán regidas por un comandante político y militar nombrado inmediatamente por el Gobierno de la República.
Artículo 2°: La residencia del comandante político y militar será en la isla de la Soledad y en ella se establecerá una batería bajo el pabellón de la República.
Artículo 3°: El comandante político y militar hará observar por la población de dichas islas, las leyes de la República y cuidará en sus costas de la ejecución de los reglamentos sobre pesca de anfibios.
Articulo 4°: Comuníquese y publíquese.
 
Firmado: Martín Rodríguez, Salvador M. del Carril”. (“Las islas Malvinas, Soberanía Argentina – Antecedentes – Gestiones Diplomáticas”, Ezequiel Federico Pereyra – Ediciones Culturales Argentinas, Buenos Aires 1969).  Si bien el decreto se refería a las Malvinas y a otras islas del Atlántico Sur, también afianzaba la Soberanía argentina y su efectiva ocupación en la zona austral y polar, por pertenecer dichas islas y la Antártida a la misma área geopolítica.
Mediante ley  23.775/90, el otrora Territorio Nacional se convirtió en la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e islas del Atlántico Sur, la provincia mas importante, y mas estratégica, y también, la mas despoblada del País.

No hay comentarios: